Noticias

La importancia de protegerse del sol durante tus viajes

De forma habitual, escuchamos que tenemos que protegernos del sol en el momento en el que vamos a pasar mucho tiempo expuestos a él, especialmente cuando vamos a la playa, en la piscina o en cualquier viaje.

De hecho, solemos dar a conocer esta importancia a nuestros hijos, aunque realmente no entendamos el motivo de por qué el sol es tan perjudicial para nuestra piel y nuestra salud. A continuación, vamos a profundizar en este aspecto para que puedas conocer los riesgos.

El impacto del sol en nuestra salud y cómo los protectores nos ayudan

Tanto como si el día ha salido soleado, como si más bien está nublado, es importante que sepas que te hará falta protector solar. Los rayos UV procedentes del sol son capaces de poder atravesar el tejido de las nubes y afectarnos de la misma manera.

A nivel interno de nuestra piel, podemos encontrar diferentes capas que ayudan a conseguir un aspecto radiante, así como a protegernos ante la proliferación de diferentes enfermedades. Entre las capas más bajas nos encontramos con una cara húmeda (lo que se conoce como la capa hidrolípida) que preservará las características innatas de la piel.

El problema viene cuando los rayos del sol impactan en la piel; son tan agresivos que son capaces de afectar hasta las capas más profundas. De esta manera, poco a poco irán drenando hasta que la piel se volverá mucho más seca. Será más propensa a enfermedades, a la proliferación de arrugas, a perder luminosidad y firmeza, así como otros estragos diferentes.

Afortunadamente, los protectores solares pueden ayudarnos a protegernos de la forma adecuada.

Protectores solares para cuidar nuestra piel

Lo que hacen los protectores solares es crear un filtro o barrera cutánea que ayudará a que el sol no penetre en las capas citadas anteriormente. Eso sí, estamos hablando de un producto que poco a poco se verá absorbido por la piel. Por esta razón, los expertos recomiendan renovar de forma generosa el protector solar cuando hayan pasado sobre unas dos horas.

Además, en el momento en el que nos damos un chapuzón, el protector se empezará a disolver en el agua por lo que una vez que salgamos, tendremos que aplicarlo de nuevo.

También es importante elegir un protector solar con un factor de protección que se adapte a nuestra piel; si elegimos un protector con un FPS bajo, no nos protegerá de la forma adecuada y seguramente terminemos rojos como tomates.

Una buena alternativa a los bronceadores del mercado son los de cosmética natural como los que se comercializan en la Herboristería Conchi. Suponen una gran ventaja porque no disponen de esos elementos químicos tan agresivos que no tardan en pasar factura a nuestra piel y porque sus precios en comparación son mucho mejor.

Esperamos que ahora que ya conoces lo grave que es la exposición solar sin protección, utilices los protectores adecuados que te ayuden a defenderte de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies