viajar-furgoneta
Noticias

Viajar en furgoneta, la forma más cómoda de moverte por el mundo

Seguro que muchas veces lo has pensado, pero muy pocas o ninguna, lo has hecho. Coger una furgoneta de segunda mano y coger carretera y manta sin mirar atrás. Este anhelo, codiciado por muchos, pero realizado por muy pocos es un verdadero placer para el disfrute de países, paisajes y parajes a descubrir.

Si eres de esos que te lo estás pensando, bien para ir cuatro días en el próximo puente, para gastar las vacaciones de verano, Navidad o Semana Santa o, quién sabe, invertir tu año sabático en un maravilloso viaje con furgoneta, lee este post porque te vamos a contar todas las ventajas de hacerlo. Y no creas, no son pocas.

Comer y dormir, muy importante

El primero de ellos, es el más obvio: no te hace falta dormir en hoteles, campings y hostales ni te hace falta comer en bares y restaurantes. La furgoneta, dependiendo del tamaño que tenga, mínimo va a permitir a dos personas dormir sin apreturas y organizar mínimamente un pequeño stock con alimentos que podéis ir consumiendo durante el traslado de un sitio a otro. Además, cada vez más ayuntamientos reservan espacios dentro de sus términos municipales para que las furgonetas, caravanas y autocaravanas puedan aparcar (algunas son gratis y otras de pago, pero no suelen ser grandes cantidades). Viajar en furgoneta nos va a permitir ahorrar un precioso dinero que podemos dedicar a otros aspectos de nuestro viaje.

Salvo que lleves una de las grandes de gama alta, las furgonetas se pueden aparcar en cualquier sitio en la calle (en los sitios habilitados para los coches) o en parkings cerrados. Además, también son vehículos muy discretos, que pasan desapercibidos para dejarlos en determinados sitios y no preocuparse por las pertenencias y enseres que llevemos dentro. Llaman bastante menos la atención que caravanas y autocaravanas con lo que se reducen las posibilidades de que suframos un robo de pertenencias o del mismo vehículo.

Libertad de movimientos

Viajar en furgoneta te permite mayor libertad en el transcurso del viaje: alargar la estancia en un determinado sitio que te haya gustado o al revés: irte de un lugar que no encuentres de tu agrado. Todo es tan fácil como recoger los bártulos, arrancar la furgoneta y poner rumbo hacia otro lado.

El mantenimiento mecanico de la furgoneta se asemeja al de un coche normal, por lo tanto, si no nos saltamos revisiones periódicas, ITV y pagamos nuestros impuestos de circulación invertiremos, bastante menos dinero que si, por ejemplo tuviéramos una caravana o autocaravana, vehículos estos que pagan más impuestos y cuyas reparaciones en caso de averías suelen ser más costosas.

Por último, con una furgoneta se puede llegar a cualquier lado del mundo que te propongas ya que puedes embarcarla en cualquier ferry; puedes viajar con tus mascotas, cosa que cuando vas a hoteles o apartamentos en muchos de ellos no puedes hacerlo y, por último, se puede alternar el turismo de ciudad con el turismo de naturaleza, no es necesario que elijas uno de los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR