Noticias

Traducción legal especializada, ¿cuáles son sus características?

A la hora de trabajar con documentos legales extranjeros (o con los tuyos en el extranjero), no debes escatimar esfuerzos en su traducción. Una traducción adecuada puede evitar que, en el futuro, tengas que pasar por los Tribunales.

La traducción legal presenta determinadas particularidades respecto a una estándar, ya que, en este ámbito, son premisas de vital importancia traducir adecuadamente todos los matices y llamar a cada institución jurídica por su nombre.

Características de la traducción legal

Al contrario de lo que ocurre con el lenguaje natural, el lenguaje jurídico es altamente técnico. Cada término significa, exactamente, lo que significa. Y su significado no está en un diccionario, sino en el conjunto del ordenamiento jurídico.

La calificación jurídica

A la hora de nombrar las instituciones jurídicas, el ordenamiento interno de cada Estado emplea sus propios términos o arroja matices diferentes sobre un término aparentemente equivalente. Por ejemplo:

– Cuando en el Derecho Comparado europeo se habla de materia cuasi delictual, se refiere a lo que en nuestro ordenamiento es la responsabilidad civil (extracontractual).

– En los ordenamientos de corte anglosajón es muy común la referencia a los trusts, institución jurídica similar a nuestros grupos de empresas, pero no completamente equivalente.

– Los propios traductores jurados se denominan peritos traductores en México y traductores públicos en Argentina.

– No hace mucho, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó que, en la sucesión de empresas en sede concursal, se transmiten también las deudas con Hacienda y la Seguridad Social. Resolución que se aplica en España y partió de la definición autónoma del concepto “centro de trabajo“.

En definitiva, el lenguaje jurídico requiere traducciones absolutamente precisas, por lo que los traductores especializados son preceptivos.

Hay servicios, como https://www.linguavox.es/es/, que te ofrecen directorios completos de traductores, lo que te facilita la búsqueda y te permite asegurarte de que el profesional elegido tiene experiencia.

La traducción jurada

Los documentos privados son aquellos suscritos entre particulares con efectos entre ellos (por ejemplo, un contrato). Respecto a estos, basta una traducción privada.

Sin embargo, si lo que quieres es traducir un documento público, para que conserve su fuerza legal, tendrás que acudir a la traducción jurada. Estas las realiza un traductor especializado bajo juramento o promesa de fiel traducción. El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación autoriza a los traductores oficiales.

Necesitarás estas traducciones para obtener el exequatur de determinados documentos públicos, es decir, la convalidación de su valor en un país extranjero. Se utilizan, por ejemplo, para exportar expedientes matrimoniales o de adopción, certificados de nacimiento o defunción, documentos procesales con fuerza ejecutiva, escrituras de constitución de la propiedad o empresas, poderes notariales…

En conclusión, si lo que quieres es importar o exportar un texto que vaya a desplegar efectos jurídicos, deberías hacerlo a través de un traductor especializado. De lo contrario, podrías corromper su sentido. Si el documento en cuestión tiene carácter público, te exigirán su traducción jurada antes de que puedas llevarlo al consulado, inscribirlo en algún registro o hacerlo valer en juicio.

Hoy en día, es fácil encontrar traductores jurados por Internet, ya que suelen ofrecer sus servicios en sus páginas personales y redes sociales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies